dilluns, 2 de gener de 2012

Y sin darnos cuenta...

Y sin darnos cuenta volaron 365 días. 365 días para recordar siempre. Este año será aquel que jamás olvidaré, en el cual he madurado, he conocido personas maravillosas, he sonreído y también he llorado. Jamás olvidaré que en este año he cumplido algún que otro sueño, que ha sido con la gente que más quiero y la cual ha hecho que sea especial de verdad.

Jamás olvidaré cuánto me habéis apoyado o cuánto me habéis fallado. Me he enamorado, he odiado y me he vuelto a enamorar. He descubierto en quien confiar verdaderamente, he aprendido que cada vez que caes, sea lo bajo que sea, tienes que levantarte lo más rápido posible, quitarte el polvo de encima y dibujar una sonrisa, estar perfecta,  incluso también he llegado a aprender que lo que más puede llegar a doler es ver sonreír a alguien, pero también que alguien sonría frente a la adversidad es lo más digno de admiración.

Para este 2012 pido más tardes de caña y guitarra, más paseos interminables, más noches sin dormir, más "mear bonito", más patios que se pasen volando al estar con vosotras, domingos de familia, más tardes de entrenamiento, pido no separarme jamás de todos vosotros, pido ver más a personas que viven lejos, pido que agosto con ellas no se acabe jamás, que se cumplan muchos más sueños, que me lleves al baile, más "te requieros" solo quiero que te mudes a mi sótano y que se te pongan rojitas las orejas siempre.
Me es casi imposible poder resumir un año entero... pero me gustaría poder resumir el que viene igual, a vuestro lado.